aceite

Cocinar con aceite le da un sabor especial a cada una de nuestras comidas; pero sabemos que no todos los aceites son buenos para la salud y cocinar en exceso con ellos puede elevar de forma peligrosa nuestro colesterol.

A continuación, te presentamos los mejores y más saludables aceites para cocinar, ¡aunque eso no significa que debamos usarlos en exceso!

Aceite de canola

El aceite de canola contiene menos grasas saturadas que cualquier otro aceite de cocina común y funciona para hornear y freír en sartén.

Aceite de semilla de uva

Un subproducto de la vinificación, el aceite de semilla de uva tiene un sabor limpio y neutro que funciona bien como un aderezo ligero para ensaladas. Es una buena fuente de vitamina E y contiene altos niveles de grasa omega-6, que debe consumirse con moderación.

Aceite vegetal

El aceite vegetal no está hecho de un vegetal específico, sino que es una mezcla de aceites de origen vegetal, a veces incluyendo aceites de girasol o soja.

Aceite de girasol

Al igual que el aceite de semilla de uva, el aceite de girasol es otro aceite derivado de semillas rico en omega-6 y bajo en grasas saturadas. Sin embargo, nuestros cuerpos necesitan más grasas omega-3 que omega-6, por lo que es bueno consumir otras variedades de aceite con más frecuencia.

Aceite de coco

El aceite de coco ciertamente ha disfrutado del centro de atención en los últimos años. Puede servir como un sustituto de la mantequilla para hornear y saltear y se puede usar tópicamente para el cuidado personal.

Aceite de oliva

Un alimento básico en la mayoría de las cocinas, el aceite de oliva es elogiado por sus grasas saludables para el corazón, y tiene suficiente sabor para funcionar como un aderezo para ensaladas independiente y para saltear a fuegos bajos.

Sin embargo, el aceite de oliva virgen extra tiene un punto de humo bajo, por lo que no es ideal para freír o quemar.

El aceite de oliva es una grasa monoinsaturada, y una investigación mostró que las grasas monoinsaturadas ayudan a mantener bajo el colesterol LDL ‘malo’ y aumentan los niveles de colesterol HDL ‘bueno’.

Además, el aceite de oliva virgen extra es rico en antioxidantes llamados polifenoles que se han relacionado con la salud del corazón. El aceite de oliva puro (es decir, no virgen) no contiene estos antioxidantes ‘extra’.

¡Esperamos que consideres alguna o varias de las opciones de esta lista para la siguiente vez que prepares una deliciosa receta con comida frita!